Intentan formar parte de la comunidad LGTBQ+ y que la Organización Mundial de la Salud (OMS) elimine la pedofilia como un trastorno sexual. Forman parte de un movimiento de pedófilos que intentan por todos los medios hacer ver normal sus actitudes, otorgando argumentos y defendiendo sus intereses sexuales en niños y adolescentes.

Minor-Attracted Person o Persona Atraída por Menores, en español, (MAP) es el nombre de un movimiento social conocido recientemente, conformado por personas que se tratan de diferenciar de los pederastas, tratando de mostrar una visión indefensa de su atracción por los niños. Entre sus argumentos destacan: “nuestra orientación sexual debería ser aceptada por la sociedad, puedes tener 40 años y enamorarte de una niña de 12 añitos, mientras no cometas delitos, puedes estar en completa libertad y expresarte como dicte tu corazón”.

Los creadores de este movimiento buscan que la sociedad vea natural y acepte la atracción de personas adultas por niños y adolescentes.

Según datos de la UNICEF, para el año 2014 en el mundo 120 millones de niños, niñas y jóvenes habían sufrido abuso sexual. Se estima que la cifra a la fecha sea mucho mayor. Los pedófilos aprovechan para incitar a los infantes durante periodos de receso escolar, en virtud de lo cual el confinamiento obligatorio al que han debido someterse cientos de países por la Pandemia del Covid-19 y la modalidad virtual del curso académico actual han dado pie a que movimientos de este tipo logren sus propósitos con más alcance y facilidad.

El MAP- que el 25 de abril buscó declarar esta fecha como el “Día Internacional del Orgullo Pedófilo”- tienen tres objetivos delimitados:

  • Ser aceptados socialmente en el mundo.
  •  Qué la OMS remueva la pedofilia de su lista de trastornos mentales.
  • Ser incluidos dentro del Movimiento LGTBQ+. Éste, valga aclarar, ha condenado exhaustivamente los intentos del MAP por enmarcarse como una disidencia sexoafectiva y rechazan conductas que afecten la infancia en el mundo.

Tienen su propia bandera, diseñada en rosado, azul, blanco y amarillo: el rosado representa a las niñas, el azul a los niños, el blanco en el centro (busca identificar que “esta atracción no es impura”) y el amarillo hace referencia a que son personas en desarrollo (etapas de crecimiento de las y los menores).

Dentro de las redes sociales más conocidas, y algunas menos populares, los pedófilos han buscado unirse bajo la consigna MAP o MOP (Movimiento de Orgullo Pedófilo) y usan hashtags como “maprights, mapPride, mappositivity. Han sido denunciados recientemente y algunas de las cuentas más reconocidas han sido bloqueadas. Hasta el momento la comunidad internacional, en sus distintos frentes y naturalezas, ha rechazado la propuesta y sus intereses sexuales.

Tras la pista de los abusadores

Según la agencia de noticias BBC, muchas de las alertas que llegan a las policías de todo el mundo provienen del Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC, por sus siglas en inglés), con base en Estados Unidos.

El NCMEC cuenta con un servicio llamado CyberTipline, por medio del cual los proveedores de servicios electrónicos (ESP) y las empresas tecnológicas con base en Estados Unidos (Microsoft, Facebook, Twitter, Google, TikTok, entre otras) tienen que reportar por ley si detectan en cualquier parte del mundo operación con contenidos de abusos contra menores.

Luego, el NCMEC revisa estos informes y los comparte con las autoridades policiales de los países donde se localiza que se ha llevado a cabo el abuso. En marzo de este año el NCMEC recibió más de dos millones de notificaciones de este material, más del doble de los que se reportearon el mismo mes del año pasado.

«¡Es un incremento dramático!», le comenta a BBC Mundo John Shehan, vicepresidente de NCMEC. «Los pedófilos se adaptan fácilmente al contexto. Nunca en la historia hubo tantos niños conectados, y esto aumenta las posibilidades de que corran riesgos».

La alerta va dirigida hacia los padres y el seguimiento que deben hacer del contenido virtual que los niños y adolescentes consumen. La perspicacia y habilidad para seducir e incitar a los menores es una capacidad de la que pocos niños escapan, de ahí la supervisión del adulto responsable.

Fuente: gestarsalud.com