Cada inicio de año nos planteamos nuevas metas (personales, familiares, laborales y académicas). Muchas veces esas metas y propósitos se quedan solo en el pensamiento y nunca se materializan; es por ello que en Mi Aula Integrada hoy queremos hablarte de un interesante recurso que nos ayuda a enfocarnos a alcanzar esos objetivos tan anhelados.

Se trata del Tablero de Visualización (llamado en inglés Vision Board), un recurso que como lo indica su nombre, nos permite visualizar las metas que coloquemos en él, mantenerlas presentes y trabajar en función de conseguir cada una de ellas. No en vano también es conocido mundialmente como Mapa de los Sueños.

El Tablero de Visualización puede ser una excelente actividad para realizar con los niños en este comienzo de año, ya que combina actividades manuales y artísticas que a ellos les encantarán y simultáneamente se estarán trabajando otros aspectos como la autoestima, interpretación de sus emociones, identificación de sus sentimientos, desarrollo de la empatía, entre otras.

Cortesía de Freepik.es

¿Cómo hacer un Tablero de Visualización?

  1. El primer paso es pensar cuáles son las metas u objetivos que quieres alcanzar en este nuevo año; luego hay que escribirlas en un papel para no olvidarlas y que no falte ninguna a la hora de armar el tablero.
  2. Ahora debemos decidir dónde hacer el tablero de visualización, es decir, cuál será la base para nuestro trabajo. Se puede utilizar desde una hoja de papel, una cartulina, una cartelera de corcho, etc.
  3. Una vez que tenemos claro cuáles son las metas y donde las vamos a plasmar, entonces es hora de seleccionar los materiales que utilizaremos para representar de forma artística cada uno de esos propósitos. Podemos utilizar colores, marcadores, pinturas y pincel, recortes de revistas, fotografías, stickers, dibujos, trozos de tela y cualquier otro elemento que tengamos a la mano y que nos ayude a decorar el tablero.
  4. Llegó el momento de la magia, dispongamos nuestras metas y materiales sobre base. Juguemos con los colores, las texturas y las formas, y cuando decidamos la mejor forma de presentarlo, tomamos el pegamento y comenzamos a fijar todo a la superficie seleccionada.
  5. Una vez culminado el tablero de visualización, viene un paso muy importante; y es colocar el mismo en un lugar donde lo podamos visualizar a diario, para recordarnos cuáles son aquellas metas que debemos perseguir e intentar atraerlos con nuestros pensamientos y acciones.

¿Te animas a elaborar este tablero con tus  estudiantes?

Si esta información te parece interesante, compártela con tus amigos.

También puede interesarte:

Cómo activar el control parental en el móvil de tus hijos

Proteger o sobreproteger a los niños

Cómo hacer mapas mentales fácilmente

integramos-saberes-formamos-con-el-corazon