El período festivo intensifica el tipo de conflictos internos que han caracterizado al 2020. Por un lado, es socialmente responsable mantener la distancia. Por otro lado, se siente mal dejar a alguien solo en Navidad.

A medida que nos enfrentemos a los desafíos de navegar por restricciones sanitarias más estrictas y una nueva cepa del virus, muchos de nosotros lidiaremos con esta controversia en las próximas semanas.

Hemos estado pensando mucho en estas preguntas, no solo porque se aplican a nuestras propias vidas, sino también como parte de un proyecto de investigación sobre el miedo al Covid-19 y cómo lo experimentan las personas mayores.

Con eso en mente, aquí hay algunos pasos que creemos que podrían ayudarle a usted y a sus seres queridos a disfrutar de una Navidad segura y placentera:

Ningún ser humano consciente de sí mismo es ajeno a la probabilidad de cometer errores en el calor del momento, errores que no habría cometido si hubiera dado un paso atrás y hubiera considerado la situación.

La investigación psicológica sobre este patrón sugiere tres causas: Primero, cuando visualizamos una situación a distancia (en el tiempo o en el espacio), es más fácil percibir las líneas blancas y negras que distinguen lo que es apropiado de lo que no lo es.

Cuando estamos cerca de la acción, el ruido y el bullicio del contexto hacen que veamos las cosas en tonos grises. Lo mismo se puede aplicar a nuestras percepciones de los demás: tendemos a considerar que aquellos que conocemos y amamos tienen menos riesgo de propagar Covid-19 que los extraños expuestos de manera equivalente.

En segundo lugar, las tentaciones se reducen más fácilmente cuando están distantes que cuando están frente a nosotros, jugando con todos nuestros sentidos y provocando deseos viscerales.

En tercer lugar, nuestra fuerza de voluntad no es perfecta. Por supuesto, la fuerza de voluntad se erosiona aún más por el alcohol y la fatiga (como la inducida por tener hijos en la casa durante dos semanas). Un paso simple para superar todos estos mecanismos es establecer una regla “si-entonces” por adelantado. Eso podría ser algo como: “si voy al jardín de los vecinos para una reunión, entonces no me quitaré la máscara”.

El período festivo está impregnado de tradición y convenciones tácitas. Debido a que esas convenciones no se expresan, es difícil saber cuáles de ellas nuestros amigos y familiares aprecian como rituales significativos.

De repente, cada invitación nos ha colocado en el dilema de causar ofensas por un lado y (potencialmente) causar enfermedades por el otro. Si recibimos una invitación, la presión social hace que sea difícil rechazarla. Los mecanismos descritos en la sección anterior significan que es particularmente difícil rechazar cuando se le invita a hacer algo de inmediato y cuando la invitación se hace en persona.

Por todas estas razones, es útil comunicar sus planes a sus seres queridos lo más rápido posible. Inusualmente, en vez de regresar a casa, es probable que este año las personas permanecerán en alojamientos compartidos durante el período festivo. Planificar y comunicarse claramente en estas circunstancias es adicionalmente importante dada la probable diversidad de grupos extendidos de amigos y familiares entre los compañeros de casa.

Incluso si tiene que rechazar una invitación, las consecuencias de hacerlo probablemente sean mejores de lo que cree. Una serie de experimentos realizados por psicólogos de la Escuela de Negocios de Harvard descubrió que quienes rechazan las invitaciones sociales sobrestiman constantemente los costos interpersonales negativos (como el rechazo social o la disminución de las relaciones). También subestimaron los beneficios (como que los anfitriones tienen más probabilidades de reconsiderar la posibilidad de organizar su evento social después de recibir una negativa).

Es difícil ser sincero con noticias pesimistas, pero es mejor que las alternativas. Es más difícil para todos decepcionar en el día acordado y es un desastre seguir los planes a regañadientes simplemente para evitar decepcionar a la gente.

Una de las formas en que puede hacer que sea más agradable para sus anfitriones cuando rechace una invitación es haciendo una sugerencia alternativa inmediatamente. También le hará sentir más cómodo ya que evita ese incómodo momento de “¿cómo puedo decir esto?”.

Como ejemplo, uno de los autores de este artículo tuvo que avisar a su querida mamá que, por primera vez, no volverían a casa en Navidad. Para ayudar a encender una conexión especial de forma remota, le pidieron a su madre que fuera el tema de una entrevista al estilo de Desert Island Discs que ahora están grabando cada mañana de fin de semana como un recuerdo preciado.

Para la mayoría de nosotros, 2020 ha sido un año diferente a todos los que hayamos conocido anteriormente. Ahora que las restricciones son más estrictas en varias áreas, evitar pagar el precio en 2021 puede ser más factible. Aunque evitar romper las reglas puede ser difícil para algunos dada nuestra tendencia a sobrevalorar las ganancias inmediatas y subestimar los costos futuros, esperamos que las sugerencias anteriores puedan ayudarnos a todos a tener una feliz Navidad y un año nuevo saludable.

Fuente: infobae.com

También puede interesarte: Cuento de Navidad