En el Día Mundial de los Docentes, que se celebra el 5 de octubre, el organismo afirma que se debe invertir más en la formación del profesorado para recuperar la enseñanza-aprendizaje perdida por la crisis del COVID-19.

La crisis del coronavirus ha dejado al descubierto el papel fundamental que tiene el liderazgo y la innovación docente, especialmente frente a las adversidades, por lo que resulta necesario potenciarlos. Así lo asegura la UNESCO en su mensaje institucional por el Día Mundial de los Docentes, que se ha celebrado el 5 de octubre bajo el lema «Docentes: liderar en situaciones de crisis, reinventar el futuro».
 
Durante la crisis del COVID-19, el profesorado ha demostrado una gran capacidad de liderazgo e innovación para asegurar que el aprendizaje no se detenga y velar por que ningún alumno se quede atrás, asegura el organismo en un comunicado. «En todo el mundo, los docentes han trabajado de forma individual y colectiva para encontrar soluciones y crear nuevos entornos de aprendizaje para sus estudiantes, a fin de garantizar la continuidad de la educación», añade.
 
Incluso en la reapertura de las escuelas en algunos países, que se ha producido sin suficiente apoyo pedagógico u orientación procedente de las autoridades educativas, el profesorado «está mostrando una gran capacidad y flexibilidad para adaptarse a una situación en constante evolución con el fin de conseguir que los niños y jóvenes sigan aprendiendo«, reconoce la UNESCO.
 
Aun así, el organismo considera que todas las partes involucradas en la educación deben contribuir a crear una mayor resiliencia de los sistemas educativos, que permita responder rápida y eficazmente a cualquier otra crisis que se presente. Para lograrlo hay que garantizar una formación de calidad para los docentes, especialmente en cuanto a habilidades de liderazgo, apunta el organismo.
 
Si no se incrementan las inversiones en educación y formación docente, «la crisis de la enseñanza-aprendizaje podría convertirse en una catástrofe educativa«, aseguran en una declaración conjunta la Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay; la Directora Ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore; el Director General de la OIT, Guy Ryder, y el Secretario General Internacional de la Educación de Naciones Unidas, David Edwards.

Cómo asegurar el liderazgo docente en las aulas

El liderazgo docente, ya sea en un contexto informal o formal es un componente central de la innovación, la eficacia, la eficiencia, la inclusión y la calidad educativa, asegura la UNESCO. Pero ¿cómo se pude practicar el liderazgo docente en el día a día? El organismo internacional ofrece algunas claves:

Liderazgo en el aula

Este nivel de liderazgo, que aplica tanto en la educación presencial como virtual y contempla la interacción de los docentes con el alumnado, consiste en que el profesorado tome decisiones sobre los métodos de enseñanza y los enfoques pedagógicos, así como en las herramientas TIC que usará para enseñar a su alumnado. Ejercer liderazgo en el aula significa que el profesorado no debe limitarse a cumplir con las estrictas definiciones de sus funciones docentes, sino dirigir el proceso de enseñanza y aprendizaje hacia metodologías innovadoras y tomar decisiones de impacto.  

Liderazgo en la escuela

El liderazgo de los docentes en la escuela supone que aborden responsabilidades suplementarias a la docencia, desde la ejecución de tareas de gestión hasta participación en comités de mejora de la función educativa. También supone identificar y seleccionar en equipo plataformas de aprendizaje virtual, programas informáticos y materiales de enseñanza-aprendizaje, así como articular e implementar planes de preparación de enseñanza a distancia que faciliten la continuidad de la educación en tiempos de crisis.

Otra muestra de liderazgo docente en la escuela es que el profesorado veterano tome la iniciativa de ser mentor de los docentes más jóvenes para animarlos a enseñar de forma diferente y a afrontar los obstáculos para cumplir la misión del centro educativo.

Liderazgo en la comunidad

Trabajar en red con profesorado de otros centros educativos para la mejora de la educación, así como procurar que haya coherencia entre el plan de estudios y las necesidades de la sociedad, son otras acciones que demuestran el liderazgo docente, según la UNESCO.

Como se ha visto con la crisis de la COVID-19 y el cierre de escuelas, a nivel comunitario algunos docentes han demostrado su liderazgo en la comunidad al desarrollar soluciones alternativas para atenuar los desafíos educativos a los que se han enfrentado las comunidades cuando las aulas y los espacios escolares se han visto afectados.

Fuente: educaweb.com