La educación musical desde las primeras etapas de la vida de los niños puede jugar un papel importante en su desarrollo y crecimiento

Los músicos nacen o se hacen? Quizás no todos los niños sean un Mozart en potencia, pero sin duda la musicalidad se desarrolla desde los primeros meses de vida . Por lo tanto, la educación musical en la primera infancia es importante para crear los músicos del mañana y también para garantizar un buen desarrollo, incluso cognitivo, en los niños pequeños. Veamos entonces cómo trabajarla desde casa.

¿Cómo trabajar la educación musical en los niños pequeños?

La música juega un papel fundamental en el desarrollo integral del niño, actúa sobre los estados de ánimo y emociones más profundos , es alimento de la mente y el espíritu, pero también diversión, juego, estímulo para desarrollar el potencial expresivo y creativo de la persona y como no, le permite educarse sobre estilos musicales, instrumentos y autores desde temprana edad.

Como en cualquier proceso de aprendizaje, una fase inicial larga de escucha es tan fundamental como natural: el niño está absorbiendo información para después procesarla, tal y como hace con otros aspectos de su desarrollo como por ejemplo, el lenguaje verbal de modo que si estimulamos correctamente a los niños a que aprecien la música desde pequeños, a medida que vayan creciendo querrán acercarse a ello e incluso es posible que te pidan aprender a tocar un instrumento.

Veamos entonces cómo podemos desarrollar esa educación musical que si bien suele darse en la escuela desde que los niños asisten a preescolar, también la podemos cultivar y trabajar en casa.

Primer contacto a la educación musical

Ya en los primeros meses de vida, el niño es sensible a los estímulos sonoros y musicales del entorno; distingue y reconoce las voces más familiares y se calma escuchando la voz de la madre. Pronto comienza a mostrar interés por los objetos que emiten sonidos y después, a partir de los 4-6 meses comienza a producir las primeras lalaciones que le encanta repetir cuando habla con un adulto. Podemos entonces comenzar a repetir canciones, o ponerlas de fondo mientras juega, come e incluso duerme, de modo que nos daremos cuenta como las reconoce y se alegra cada vez que las ponemos.

Pero el verdadero avance lo veremos a partir de los 10-12 meses, cuando el bebé será capaz de reproducir e imitar sonidos simples con los que creará ritmos y secuencias cortas; comenzará a hablar en la lengua materna, diferenciando el habla y el canto y mostrará preferencias con respecto a la música que escucha.

De este modo, si conseguimos crear un ambiente musicalmente estimulante, donde los padres ofrecen al niño jugar con la voz y los sonidos así como distintas canciones infantiles, lograremos reforzar el vínculo emocional dentro de la familia y es un terreno propicio en el que se pueden desarrollar experiencias musicales posteriores.

Los primeros cursos de música

Después de los 3-4 años, comienza el deseo de inscribir a nuestros hijos en los primeros cursos de música. Pero ten cuidado de no forzarle, la música en esta fase debe ser un experimento y un juego y sobre todo una libre elección del niño, sin obligaciones ni coacciones.

Los cursos preparatorios de música son excelentes, diseñados específicamente para niños de entre 3 y 5 años, la voz y el ritmo se convierten en la base natural para experimentos sonoros que son muy similares a los juegos, si en esta fase el niño demuestra un placer natural, una propensión , el estímulo y la diversión de experimentar con la música , seremos capaces de pensar en el tiempo de emprender el estudio de un instrumento.

La elección de un instrumento

En el caso de decidir comprar un instrumento a un niño o apuntarlo a clases para que aprenda a tocarlo, la elección debe hacerse de acuerdo con las preferencias y también características físicas y de carácter del niño . La elección del instrumento adecuado será la base del éxito de la ‘carrera’ musical de nuestro hijo. Por tanto, sin presiones, el niño tendrá la oportunidad para acercarse a la música de la forma más espontánea y divertida posible . Solo así aprenderá a amar la música por completo.

Autor: Blanca Espada

Fuente: okdiario.com