Es un día establecido por la Organización Mundial de la salud  (OMS), cuyo principal objetivo es concienciar sobre la necesidad de disponer de sangre y productos sanguíneos  seguros para transfusiones; además de agradecer a todos los donantes  voluntarios no remunerados en los sistemas nacionales de salud.

En el año 2.021, el lema para este día es: “Dona sangre para que el mundo siga latiendo”. Un mensaje que destaca la valiosa contribución de los donantes de sangre para mantener el pulso del mundo, salvar vidas y mejorar la salud de los demás.

  • Agradecer a los donantes de sangre de todo el mundo y generar una mayor conciencia pública  en lo que respecta a la necesidad de contar con donantes de sangre periódicos y no remunerados.
  • Promover los valores comunitarios de la donación de sangre para fortalecer la solidaridad comunitaria y la cohesión social
  • Alentar a los jóvenes a que respondan al llamamiento humanitario de donar sangre e inspirar a otros a hacer lo mismo.
  • Celebrar las posibilidades de los jóvenes como asociados en la promoción de la salud.