Es un día que se celebra los 24 de agosto de cada año. Su principal objetivo es recordar a la sociedad la importancia que tiene la conservación de cada una de las especies existentes en la naturaleza, para evitar su desaparición.

La celebración de este día es un llamado a la protección, preservación y conservación de estas áreas en las cuales existen especies faunísticas únicas en el mundo, la mayor extensión de recursos naturales, incluyendo las fuentes de agua, además de ser las zonas donde se realiza más de 80% de las actividad turísticas de los países, espacios que son garantía de vida, reflejada en su diversidad biológica.

Los parques naturales son lugares cuyos ecosistemas no han sido modificados en su totalidad por los humanos, lugares que tienen un valor importante para la ciencia y la educación, espacios que son esenciales para la humanidad y en busca de su perpetuidad, sometidos a un riguroso cuidado; son casi siempre abiertos a los visitantes, ofreciéndoles oportunidades de recreación al aire libre y disfrute de sus maravillas naturales.